Nuestro establecimiento educacional comenzó el camino de la integración cuando se incursionó en la integración de alumnos con pérdida auditiva.

En las aulas de este establecimiento funcionaba un grupo de trastornos de lenguaje y un pabellón de trastornos auditivos.

Posteriormente se incorporo al establecimiento un grupo de estudiantes con trastornos severos de la comunicación.

Gracias a la postulación de proyectos se pudieron concretar grandes sueños, como la adquisición de materiales y contratación de profesionales que facilitaban el proceso de integración social y pedagógica de nuestros alumnos.

Hace cuatro años se comenzó con la puesta en marcha del Decreto Supremo 170 Reglamento de la Ley 20.201 cuyo objetivo es fijar normas para determinar los estudiantes con necesidades educativas especiales que serán beneficiarios de la subvención para la educación especial.

Este proyecto dio paso a una reestructuración de los proyectos de integración escolar, favoreciendo entre otros aspectos la organización, el trabajo de equipos multidisciplinario para aportar con un enfoque integral de apoyos especializados hacia los alumnos y sus familias, junto con incorporar los conceptos de NEEP Necesidades Educativas Especiales Permanentes y NEET  Necesidades Educativas Especiales Transitorias asegurando de esta manera el aumento de cobertura especializada a un mayor número de estudiantes.